31 ago. 2008

Entre los glaciares del Karakorum

Después de analizar un poco las posibilidades de tiempo y también presupuestarias, decidí afrontar varias caminatas de entre 1 y 4 días en vez de un solo trekking. La gente me había hablado mucho de la caminata al Lago Rush durante el cual, con suerte, incluso se pueden ver buenas vistas del K2 y el Baltistán.
Este es el trekking más largo que me he propuesto y el único que no podré hacer por mi cuenta y sin ayuda de guía porque hay que atravesar varios glaciares. Me puse a buscar en todo Karimabad gente que me pudiera acompañar hasta que di con un grupo de pakistanies que tenían previsto subir al día siguiente y a los que les pareció bien que les acompañara.
Al día siguiente partimos en todoterreno hacia Hoper, el pueblo de inicio del sendero. El tiempo en el Karakorum es imprevisible y tan pronto está claro como a los 10 minutos pueden llegar las nubes y empezar a llover y así fue, a la media hora de andar se cubrió y cayó una fina llovizna.
El primer día tuvimos que atravesar dos glaciares digamos para entendernos "negros" o que en su superficie llevan muchas piedras procedentes de la erosión. Una imagen que se me quedó grabada fue ver a las mujeres de las villas cercanas pasando el glaciar pero cargadas de enormes haces de leñas en sus espaldas.
En el primer punto de acampada, mis 3 compañeros pakistanies (Didar, Alí y Assam) me ofrecieron de cenar cosas tan exóticas como carne de ibex y una torta típica solo de Hunza y hecha de vegetales que se llama Hamamo Giyalin. También hasta me sacaron una bebida alcohólica (Arak) hecha con moras. Entre comida y bebida me hicieron una gran introducción a la vida y política de este país. Todo el mundo en Pakistán está muy interesado en la política; en los bares normalmente ponen las noticias y la gente se queda muy fijamente observando los acontecimientos del día. Esto es bastante lógico dada la gran inestabilidad que sufre Pakistán.
Al día siguiente nos esperaba una subida bastante acusada, desde los 3.200 m. donde nos encontrabamos hasta los 4.700 m. a los que se encuentra el lago. En la subida noté bastante el tiempo que he estado en altura en el último mes y medio porque pude subir a muy buen ritmo y sin problemas de aclimatación. Al llegar al paso de montaña a tan solo 1 km. del lago, el tiempo se empezó a despejar y tuvimos unas buenas vistas del macizo de Shimshal con varios picos por encima de los 7.000 m., el cercano pico Rush de 5.100 m. así como de los gigantescos glaciares de los alrededores. Por la noche tenemos la suerte de comer calentito, casi siempre con una sopa (como me recuerda esos inviernos lluviosos en la cueva de Artenara) y arroz, pollo o verduras. Yo, como casi siempre cuando llegamos al lugar de acampada, suelto la mochila y me pongo a explorar los alrededores. A veces me llevo música y me quedo un buen rato en la montaña, observando los glaciares y abstrayendome en mis propios pensamientos.
A la mañana siguiente nos esperaba una pequeña sorpresa. Otra vez se pasó toda la noche lloviendo y cuando abrí la caseta… ¡estaba nevando!. El lago estaba despidiendo niebla y el paisaje era sencillamente cautivador. Lo malo es que el pico estaba muy cubierto y no valía la pena subir así que empezamos a bajar por otra ruta que nos llevaría a cruzar el glaciar Miar, totalmente libre de piedras o sea absolutamente blanco. Agradecí pasarlo con gente que sabe por que las grietas aquí son muy peligrosas (y yo también soy consciente de mis limitaciones) pero fue una experiencia bastante divertida. El último campamento fue en una pradera al lado de una pequeña villa de pastores, con el glaciar por debajo y con vistas al Ultar y también al Golden Peak de 7.050 m. No nos quedó más que la vuelta hasta Hoper y luego Karimabad. Sin duda puedo decir que el trekk ha sido uno de los mejores que he hecho en mi vida y además la compañía fue de lo más agradable.

5 comentarios:

carloscaz dijo...

HOLA GUS,
Hacia tiempo que no eetraba en tu blog y me he dado cuenta, que te va estupendamente bien, me alegro muchísimo y por cierto ¡feliz cumpleaños!, como una vez me dijo un amigo, no es que yo me haya retrasado es que tu tenías que haber nacido hoy,
Bueno un fuerte abrazo
Carlos Cazorla

Gildo dijo...

Enhorabuena tio!!
Yo no aguantaria ese trote, la verdad es que como no tenga un hotel cerca.....
Salud y suerte.

Mária dijo...

Ahhh Gustavo!
Qué pena que la cosa no cuadrara! Me alegro de que te vaya todo genial.

Lucas dijo...

Buah!! loco me tienes!! que paisajes?? y que tal iban los pakistaníes de preparados? íbais con cuerdas? os atasteis? las grietas de los glaciares no son moco de pavo!!

Anónimo dijo...

Hola Gus: Hoy me metí en tu blog, para ver si tenias algo nuevo, y cual fue mi sorpresa al ver que ya estás en La India. A este paso no se hasta donde llegarás.Me he quedado impresionada con las fotos últimas, solo por eso vale la pena este viaje. Me alegra saber que siempre encuentras alguien que te guíe y te acompañe cuando puedes encontrar algún peligro. Por aquí todo bien. Un beso. La Gomera