4 feb. 2009

Hasta pronto Indonesial

De vuelta en Jayapura dedicamos el día a terminar de preparar nuestra salida hacia Papua Nueva Guinea. Antes de salir hacia Wamena habíamos dejado nuestros pasaportes en el consulado de ese País en Jayapura, así que a la mañana siguiente de volver de Wamena fuimos a recogerlos. Parece ser que hemos tenido suerte porque este consulado suele ser bastante impredecible y a veces tardan muchísimo tiempo en conceder los visados. Una vez con nuestros pasaportes de nuevo en nuestras manos nos faltaba el último paso: proceder a poner nuestro sello de salida en la oficina de inmigración de Jayapura. Ya nos había advertido un señor australiano que vive en PNG que la corrupción en esa estación de policía campa por sus anchas, así que cuando vieron la visa en frontera de Nuria, empezaron a ponernos problemas: que si la regulación de la visa era diferente que la mía, que tenía que volverse a Jakarta, bla bla bla... y que para solucionarlo había que preparar unos "documentos" que eran muy costosos. En vista que no nos quedaba más remedio que transigir, tuvimos que empezar a regatear con los policías y a pesar de que hicimos una interpretación magistral, la de los agentes de frontera fue aun mejor y digna de recibir un globo de oro. Al final acordamos el "punto medio" para el chantaje, nos prepararon los papeles (es decir, pusieron el sello de salida) y pudimos partir hacia la frontera.
Resulta bastante complicado llegar hasta Papua Nueva Guinea en transporte público. Las relaciones entre Indonesia y PNG son tradicionalmente nefastas porque este último país ha apoyado de forma encubierta las aspiraciones independentistas de Papua Occidental; por tanto no hay ni vuelos ni barcos entre los dos países. Así pues tuvimos que coger un taxi privado a un precio desorbitado que nos llevó en hora y media a la frontera.
Lo primero que te das cuenta al entrar en Papua Nueva Guinea, de relativamente reciente independencia de Australia (hace solo 33 años) es que prácticamente todo el mundo habla inglés lo que facilita mucho las cosas con respecto a Indonesia. Los idiomas oficiales aquí son el ingles y el Pidgin que es una curioso dialecto del anterior. Lo siguiente que captas es que la suciedad y el tráfico que encuentras en Jayapura desaparece como por arte de magia. La sensación es muy extraña porque hasta el mar parece que tiene un color diferente, mucho más azul e intenso y en las costas se suceden las playas de arena blanca a solo 20 metros de la carretera que te dirige hasta Vanimo.
Yo le he prometido a Nuria que si ella venia conmigo a PNG la acompañaría de vuelta a Indonesia así que nada más llegar a Vanimo nos fuimos al consulado para tramitar nuestra nueva visa para volver al país vecino. Al final el mes que tenía pensado para ir a Australia lo dedicaré a recorrer de nuevo Papua, plan que me agrada incluso más porque he de decir que Indonesia es un país que tiene muchísimo y muy bueno que ofrecer a un viajero.

3 comentarios:

Estíbaliz dijo...

EEEEHHHH!!! De nuevo por aquí, Gus...haciéndote una visita virtualllllll,jaaarrrlll,jejeje. Oye, que no te quede pena de no visitar Australia porque creo que ese país bien merece que le programes un viaje aparte...vamos, que ya puedes ponerlo en tu lista de "próximos viajes" después de que regreses a tierras Canarias,jejeje ¿Vístes las 2.000 y pico fotos de Australia del"Sartenilla"(jejejej)? Seguro que sí... así que ese desierto y esa costa australiana pueden ser un capítulo aparte muy interesante¿no crees?¡Qué de bichejos raros!¡Menuda flora y fauna!Si vas a Tazmania igual tienes suerte y ves al Diablo,jejeje...que sí,que sí,que para otra ocasión "Australia al completo"que diría el folleto de tu"agencia de viajes"particular,jejeje...

BESITOS

ESTÍBALIZ

Estíbaliz dijo...

Australia..."PAÍS"...BAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!...tú me entiendes,¿no?,jejejejejejejeje

BESITOS

ESTÍBALIZ

Anónimo dijo...

e España juega hoy domingo 8 Barcelona-Gijón y en Australia norte inundada al sur con fuegos en cerca de 100 focos y los canguros emigrando a la Antártica. Ya nos queda poquito para volvernos a encontrar. Aquí por primera vez en mi vida se siente frío en casi 2 meses seguidos por la mañana y la noche sin faltar a la cita y muchas veces durante el día, menos mal que algunas veces le acompaña el agua. Según me informaron ayer en Artenara han corrido hasta los barrancos. ¡Increible! Espero que el primer fin de semana o el segundo como mucho se vengan a estar con nosostros, pues si no te amenazo con ir nosotros para allá. Desde luego, que forma de maltratar a los hijos...Deseo que disfrutes los restos de tu larga estancia en esos -para mi- remotos paises. Un Beso con mayúscula. a.p.a.p.