16 abr. 2008

Beirut

La primera impresión de Beirut es de una ciudad desconcertante. No se puede decir que sea una ciudad especialmente bonita. Además en muchísimos momentos, la policía te anda parando para hacer registros, sobre todo en lo que es el centro de la ciudad (Downtown).

El casco lo han reconstruido por completo, esta todo limpito y armonioso, pero resulta bastante frío porque no camina casi nadie dentro de él. Está totalmente vallado y con controles a la entrada. Tanto es así que para sacarme una foto le tuve que pedir a un militar que me la hiciera. Sin embargo, fuera de allí se respira absoluto aire de normalidad: tiendas, centros comerciales, atascos, un paseo marítimo de escándalo, niños jugando o montado en bici, gente sentada fumando nargileh, etc. Ahh...hasta encontré un sitio en el que servían cortados leche y leche, uhm ¡que rico después de tanto café turco!. Por allí anduve de centros comerciales buscando mi guía de viaje, tuve que recorrer media ciudad, pero al final hubo suerte y la encontré. Tambien vi algunos garitos nocturnos, uno estaba justo en frente el hotel y al levantarme vi como salía gente a las tantas de la mañana.


3 comentarios:

Luis Miguel dijo...

Chacho... si tienen cortado leche y leche entonces tienen areucas-cola, genial. Un saludete

Anónimo dijo...

¿Tú estás seguro de que esta foto es de Beirut y no de París?

Y yo sigo sin conseguir que me sirvan un cortado de leche y leche en Burgos!!

Firmado: Iván y Cristina

danilo dijo...

seguro q uno de los qsalia del local eras tu jejeje...jarton.