14 abr. 2008

Tres países en un día

El último día en Amman me eché un salto a Jerash, una ciudad romana en ruinas que merece la pena visitar por su foro oval. Algo que me ha llamado la atención estos días son las restauraciones tan poco delicadas que hacen de las ruinas romanas. Claro que no soy ningún experto y seguramente me equivoco...

En una anterior entrada les había contado mis planes de pasar por Siria. Lo malo es que si vienes desde Jordania y hay una embajada de Siria en tu país (que es nuestro caso) te pueden denegar la visa en frontera.

Después de estudiar los transportes y el mapa y escuchando los comentarios de algunos viajeros intrépidos, había cogido el calendario, contado los días y finalmente había decidido (con el famoso "poyaque" estamos aquí..) irme una semanita a visitar el pequeño Líbano.
Así salí de Ammam en compañía de un entrañable señor de Uruguay, compartiendo la incertidumbre de si podríamos entrar en Siria o no. Yo lo tenía mas fácil porque había pensado solicitar una visa de tránsito e irme directamente de la estación de Damasco hacia Beirut y dejar Siria para luego. Así fue Walter, con su bastón, y el aduanero le dijo que tenía que haberse sacado la visa en su país. Así empezó la andadura, vete al banco, cambia dinero y que te den este papel, luego vete a este edificio, compra un visado, luego vente para acá a ver, yo le acompañaba a todos lados... Total que una hora y media después nos dejaron entrar en Siria.

En la estación de buses de Damasco tuve que esperar como 4 horas hasta que saliera la guagua hacia Beirut. Allí sentado empecé a ver entrar a la gente y yo no sé si es que me había formado un prejuicio equivocado sobre Siria, que me lo imaginaba quizás un país más conservador, pero cuando vi entrar a las chicas, todas con un look muy occidental, sin velo islámico, con gafas estilo Chaval de la Peca (exagerando) y tan guapetonas, me quede sorprendido (claro que esto es solo la estación de buses de la Capital y mi impresión muy probablemente cambiará).

Yo andaba con un poco de desasosiego porque sabía que iba a llegar tarde a Beirut y con la cosa de si iba a poder entrar en Siria o no, pues no me había comprado la guía, así que iba a llegar a la ciudad totalmente a ciegas.

El Bus para Beirut tarda unas 3 horas, incluyendo el paso por la aduana. Yo era el único extranjero que iba en la guagua y como mis trámites eran más largos, la gente tuvo que esperar por mí. Ni siquiera sabía a cuanto estaba el cambio de moneda así que cuando el policía me preguntó que cuanto tiempo iba a estar en el Líbano y le contesté que una semana y con cara reprobatoria me dijo: "¿Y vas a pagar 25.000 libras por entrar sólo una semana?". Yo oí eso y me pareció escuchar como mi mandíbula tropezaba con el suelo. Empecé a repetir como un loro ¿y cuantos dólares es eso? ¿y cuantos dólares es eso?... Bueno, total que al final 25.000 libras son unos 17 dólares, así que suspiré tranquilo, cogí la gotita y empecé a reconstruir mi sonrisa.

Para que entiendan el potaje que tiene uno en la cabeza, vean por ejemplo que una botella de agua cuesta (aproximadamente) 2 libras egipcias, 0,3 dinares jordanos, 25 libras sirias y ¡1000 libras libanesas!

La primera impresión del Líbano es que no es un país de Oriente Medio. Montañas nevadas, bosques por doquier, niebla, aldeas.. Yo estaba disfrutando del paisaje como un enano.

A mitad del trayecto hacia Beirut, yo no sé que pasó que una señora empezó a discutir con el conductor del bus. Yo no entendía un carallo, pero me estaba partiendo de risa porque la mujer le gritaba y el conductor, ni corto ni perezoso, cogía el micrófono y empezaba a contestarle. Yo para amenizar la tarde traducía para mis adentros del árabe al chiquitistaní así que pensaba: pecador de la pradera, fistro sexual...jarrr y veía a la mujer hasta dando los saltitos...

Lo único que ya me dió tiempo esa noche fue decirle al taxista que me llevara a un hotel barato, a buscar un sitio donde comerme un kebah y a darme un paseito y oler la brisa que llega desde el Paseo Marítimo de Beirut.

1 comentarios:

Lucas dijo...

Pues si que hay un pupurrí monetario en esos lares.
O sea que Líbano es la Suiza de Oriente medio eh? fotos fotos!!

Al final no está tan mal tirar sin guía no?, te salió bien la jugada??

Ánimo, que estás en el momento crucial, a partir del mes y medio ya te haces uno con el cossssmos y se te da el carnet de traveller professional! jejeje

Ánimo!! y sigue contando historietas.

Que no te confundan con israelita que te tratarán peor!! juju