18 abr. 2008

Trípoli y los cedros


Decidí dejar Beirut en busca de un poco de paz, tomar una guagua e irme sobre la marcha al norte, a la ciudad de Trípoli.

Trípoli tiene una ciudad vieja encantadora, una ciudadela en lo alto, pequeñas mezquitas y madrazas, antiguos edificios. Pero, sin duda yo me quedé prendado de los zocos, auténticos; no están montados para el turismo, como en otros lados. Disfruté con toda tranquilidad en las estrechas calles, viendo la increíble vida de este lugar. En el Líbano solo me he cruzado con dos turistas: Harry, polaco y Marco, un alemán de Dresde, con los que compartí algunos buenos ratos.

Yo tenía muchas ganas de disfrutar de un poco de naturaleza así que me dirigí al día siguiente al pueblo de montaña de Bcharré. Allí queda uno de los últimos reductos de uno de los símbolos del país, El Cedro del Líbano.

Otra vez minibus que te pego, aunque esta vez, el amigo llevaba sorpresa incorporada. A mitad de camino aquello empezó a echar más humo por el tubo de escape que cierta refinería en cierta isla que ustedes bien conocen. Total que después de empujar la
carraca, los ocho pasajeros nos quedamos tirados en medio del valle esperando a que pasara otra guagua. Yo, mientras hacía tiempo, aproveché para recolectar unas hojas de menta que me encontré en la cuneta. Una hora más tarde apareció otra guagua que nos acercó hasta el pueblo. De ahí todavía tuve que hacer autostop hasta llegar a los cedros.

Bcharré es uno de los pocos lugares donde se puede hacer ski en Oriente Medio. Uno del pueblo me dijo que hace tan solo un mes allí había todavía 2 metros de nieve. Ahora, me quedé tremendamente triste al comprobar que el bosque que antaño cubría las montañas de el Líbano ha quedado reducido a una superficie que no creo que llegue a más de 1 ó 2 hectáreas, protegida por un vallado y con caminitos para pasear por dentro.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Gus!!!
Me encanta la última foto. Supongo que es Bcharré.Es precioso!!
Un beso. Iván y Cristina

Lucas dijo...

Alucinante, no me esperaba esos paisajismos por esos lugares,
we keep watching you, be careful!

Anónimo dijo...

Hola Gus,
Vamos siguiendo tus andanzas.
Cuando has contado lo del bosque de cedros del Líbano, se me han caído los susodichos...yo que pensaba que había un peaso bosque!!!
en fin, nos maravillaremos un ratito dejando volar la imaginación con las fotos que has sacado.

Un besote muy fuerte de los madrileños
Grego.

PD: le paso el puntero a Loli para que te escriba alguna cosilla...

te seguimos atentamente tus andanzas, mantennos informados, las fotos nos inspiran mucho, por los comentarios que haces se nota que estas disfrutando. besos.
Loli.