12 may. 2008

Irán

Mis planes me llevaban desde Dogu Beyazit hasta Kars, al noreste de Turquía, pero en el camino se cruzó un Land rover amarillo. Bajando en caminata desde el palacio Ishak, que había ido a visitar, oí una pita detrás y era Oliver, el alemán que había conocido en Van. Me comentó que él se iba directo a Irán y que si quería podía aprovechar... Por supuesto reorganicé mi viaje y me subí al todoterreno, sobre todo por la compañía y por que es una experiencia nueva para mí eso de viajar en un Jeep de esa manera.

Llegamos pues a la frontera entre Irán y Turquía. Nada mas pasar la barrera de la frontera, nos recibió un policía con una sonrisa y un "Wellcome to Irán". Oliver tuvo que arreglar bastantes cosas, entre ellas un seguro para el coche. Yo mientras tanto me quedé mirando la tienda de "Duty free" que me hizo mucha gracia porque no había nada de chocolate, ni whisky, ni revistas; sólo tenía dos aspiradoras y 6 ó 7 juegos de cocina.

La primera ciudad que te encuentras después de la frontera es Maku. Al igual que al pasar de Siria a Turquía, noté la diferencia. Nada más pasar te encuentras coches y camiones bastante antiguos; muchos de ellos son de los años 70. Fuimos a visitar un palacio y notamos como la gente nos miraba con mucha curiosidad, especialmente a Oliver, porque yo ya estoy totalmente mimetizado con el retrato robot de un iraní.

Al salir se nos acercó un señor y luego vino su hija que sabía hablar un poquito de inglés. Después de estar un rato conversando, la chica nos dijo ¿quieren venirse a cenar con nuestra familia?... Nos quedamos atónitos y por supuesto, aceptamos. Ellos dos se quedaron hablando un par de minutos y yo pensé que a lo mejor la chica se había metido en un problema por habernos invitado. Pero cuando le pregunté me dijo.. No, no hay problema, es que mi padre no se cree que vayan a venir con nosotros. ¿No están asustados? nosotros negamos con la cabeza y ella nos dijo: es que todos los extranjeros tienen miedo de nosotros porque piensan que todos los iraníes somos unos terroristas. Esta conversación, que en total duraría como un cuarto de hora hasta que arrancamos el coche, se me ha quedado grabada en la cabeza porque todo fue absolutamente emotivo para mí.

Nos fuimos con ellos a su casa y allí nos sentamos; eso sí, las mujeres se quedaron a un lado y sólo comimos el padre, Oliver y yo. Primero nos ofrecieron sandía y pepino y después sopa, ensalada y arroz con pollo. Estaba allí... a la vez pensando lo que tenemos que aprender sobre la hospitalidad y los sentimientos de esta gente.


7 comentarios:

Lucas dijo...

Olé Olé y óle!

Pero que gente más maja los iraníes!! y vosotros también claro, sobre todo por no pensar que son terroristas!! jujuju.

Suena muuuuyyy interesante tu salida-turkey, entrada-Irán

Mária dijo...

Ésto es VIAJAR! Así, con mayúsculas. Un beso.

Anónimo dijo...

¡¡¡Qué pasada!!! Sigue contándonos tus impresiones, resulta interesante y por otro lado impresiona que, como siempre, nos quedemos impactados por la hospitalidad cuando de eso ya no abunda por estos lares. Sobre todo, si la imagen que tenemos es la que nos mandan otros que no caminan a pie de calle y sólo nos hablan de lo que resulta inquietante. Entiendo que debió de ser increíble encontrarte con esa hospitalidad.
Me alegro mucho, que sea siempre lo mejor de lo mejor lo que a tu paso te encuentres.

Besotes.

Lola

carlos dijo...

Gus disfrutalo a tope.
Un abrazo
Carlos

Soraya dijo...

Que fuerteeeeeeee, hay que aprender de eso.

Anónimo dijo...

Hola Gustavo,
Me encantan tus historias, me dan tantas ganas de irme de viaje otra vez! Anoche soñé que estaba en Guatemala.... pero cuando me desperté, que decepción.
No, broma, me encanta estar en Las Palmas, es todo nuevo para mi.
Que gracioso que mencionas la hospitalidad de la gente de allí. Yo llevo 2 meses aquí y todavía encuentro mas hospitalidad aquí que en mi país!
Disfruta cada momento que después cuando vuelves a la rutina se te olvida demasiado rapido del estilo de vivir como viajero.
Beso, Selinde
(la amiga holandesa de Dailos, nos conocimos en La Cuevita!)

danilo dijo...

personaje,armandola cada dia eh?jejeje..tanta hospitalidad no llega a la q das tu a tus amigos..Ah!!Alonsismo sigue a lo suyo sexto y a correr jeje.Un abrazo crack.