24 jun. 2008

Algunos asuntos económicos (II)

La gasolina en Irán es tremendamente barata, sobre todo el diesel, que es prácticamente regalado. Yo vi como Oli llenaba el tanque de gasolina del todoterreno (aproximadamente unos 80 litros) por la increíble cantidad de 1 euro. Eso tiene su contrapartida en concepto de contaminación ya que los antiguos Paikan que recorren las ciudades de Irán no son los coches más eficientes ecológicamente hablando.
Algo que debe saber alguién que venga a Irán es que aquí los cajeros no funcionan con tarjetas extranjeras, así que lo que vayas a gastar allí lo tienes que llevar en metálico. Además, el proceso para cambiar dinero en el banco (sólo lo puedes hacer en el Bank Melli) es bastante tedioso.
La moneda de Uzbekistán es el som. Lo curioso es que el billete más grande (1000 soms) corresponde a la inmensa cantidad de 0,53 céntimos de euro. Así, cuando cambias una cantidad de por ejemplo 100 euros, te devuelven un impresionante fajo de billetes atados con elásticos.
En Turkmenistán el dólar americano es la segunda moneda oficial y es aceptada por todo el mundo sin problemas. Es curioso pero aunque es una cosa que se esta corrigiendo con la bajada de dólar, el mercado negro de cambio funcionaba estupendamente y la diferencia (hace sólo un año) entre cambiar dinero en algún sitio oficial o en la calle podía ser de 4 ó 5 veces más.
En los hoteles turkmenos no se cortan un pelo y los precios están en manat para la gente de aquí y en dólares para nosotros. Lógicamente el precio en moneda extranjera es al menos 4 veces superior. Es imposible conseguir alojamiento aquí por menos de 15 $ la noche.
Aunque no sea algo económico y como curiosidad, llevo un conteo de las horas de transporte que he invertido en llegar hasta aquí. En los primeros 3 meses suman 296, la mayor parte en autobuses (163) o en Jeep o taxis compartidos (98, la mayor parte en el coche de Oliver).

1 comentarios:

Anónimo dijo...

qué sería de ti sin tus hojas excel??
besos,
María P.