22 jun. 2008

Tashkent

La capital de Uzbekistán tiene una población de más de 2 millones de habitantes.
Aquí por primera vez en este viaje me he encontrado con españoles, en concreto con Ricard y Juancho, dos músicos que vienen viajando desde Barcelona.
Cuando llevas tanto tiempo hablando en inglés se agradece la facilidad de poder expresarte en tu propio idioma. A través de ellos también conocí a Alejandra, una valenciana que lleva viviendo aquí nada menos que 3 años.
Casi todas las mañanas me las he pasado de visita a las embajadas.
Para moverte aquí hay muchas opciones: el coqueto metro, tranvía, guaguas. Además prácticamente cualquier coche de la ciudad es un potencial taxi que aprovechan para co
mplementar los paupérrimos salarios.
Por la tarde quedamos en un bar para ver el España- Rusia de la Eurocopa. Allí estabamos los 4 en territorio comanche, en un bar repleto de (civilizados) seguidores de Rusia y celebrando cada gol lo más austeramente que podíamos. Claro que no fue en "El Metro", zampando salchichas y rodeado de los más cercanos amiguetes pero fue muy divertido. Luego Alejandra nos invitó a cenar a su casa y entre cerveza y cerveza, conversaciones trascendentales y la posterior degeneración hacia el guitarreo se nos hicieron más de las 6 de la mañana.
Con respecto a la ciudad, no hay muchos sitios históricos: algunas mezquitas, un complejo musulmán que se llama Khast Imom, museos. Sin embargo me ha parecido una ciudad agradable para estar unos días, con parques, teatros y prácticamente de todo.
El jueves siguiente volvimos a quedar para cenar en un restaurante que
se llama Sim Sim y en el cual la gente se reúne para cenar y bailar música uzbeka, caucásica y de vez en cuando alguna canción española en honor a nosotros. También había bailarinas danzando bailes típicos. Aquí probé entre otras cosas deliciosos embutidos de lengua de vaca y de caballo entre otros y por supuesto brindamos con vodka. Al final, como la otra vez, acabamos en casa de Alejandra bebiendo y cantando hasta que nos dio de nuevo el amanecer.
Mi visa expira el lunes, pero entre que estaba muy a gusto aquí con esta gente y que no había conseguido aun la visa de Pakistán, decidí extenderla por una semana y quedarme tranquilito por aquí.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno gus,
Parece que te has encontrado con la facción uzbeka de Agua Garcia's Entertaiment.
Espero que el vodka obre como obturador del ano, y que no te entren más cagaleras.

Un besito.
Grego.

Por cierto, me dice Loli que te hagas más autorretratos para irte viendo más a menudo.

Tengo aquí al lado a Mami, que está con nosotros recién aterrizada de Amsterdam. te manda muchos besitos, igual que de Loli.

Besos otra vez.
Grego.