1 jun. 2008

Esfahan

Esfahan ha sido sin duda la ciudad más atractiva de Irán, al menos hasta el momento. Aquí la llaman "la mitad del mundo". Sólo con la plaza de Imán Square ya vale la pena estar aquí. El viernes, la plaza se llena de gente de picnic. No se si había comentado alguna vez pero a los iraníes les encanta montar los tenderetes, en plan familiar, en los parques y las plazas. Allí ponen su alfombra y se traen la cocinilla, la comida, la tetera y se pasan toda la tarde en la hierba. Muchas veces hasta se traen la tienda de campaña.

En la plaza se ubican las fabulosas mezquitas de Imán y de Sheikh Loftollah y en las afueras Mezquita de Jameh de nada menos 20.000 m2 de superficie.

En Esfahan, aparte de la plaza, hay muchísimas cosas que ver, palacios, parques, bazares. Hasta alguna siesta me pegué en uno de los parques.

Por la tarde, lo mejor es darse un paseo por la orilla del río viendo los antigüos puentes y acabar en una casa de té hasta que anochece.

Aquí he conocido a Tim, un sueco que salió con su bicicleta de montaña desde Suecia atravesando Europa, Egipto, Sudán, Etiopía, Omán, Yemen, Irán y cuyo destino final es Beijing. Yo lo oía hablar de media de kilómetros al día y me daban hasta calambres. Si a veces me siento cansado cuando salgo de una guagua tras siete u ocho horas de viaje, me imagino este hombre. Ahora, desde luego, las historias que contaba a veces eran muy divertidas. Seguro que me lo volveré a encontrar por el camino porque también se dirige a Asia Central.

Por cierto, hablando de Asia Central, estos días he estado investigando acerca de los próximos meses y me he encontrado con la desagradable sorpresa de que conseguir el visado de China hasta noviembre va a ser casi imposible. Debido a los Juegos Olímpicos y los problemas con el Tibet, en la práctica, han cerrado las fronteras para viajeros independientes. Esto y el hecho de que el visado para Pakistán sea muy dificil de conseguir en Asia Central ha hecho que mi cabeza eche humo pensando en qué debo hacer. Al final creo que extenderé mi visa de Irán para intentar mover burocracia en Teherán, a ver si tengo fortuna y consigo aunque sea las visa de Tayikistán y la de Pakistán. Ya después veré que hago allí y es muy probable que tenga que hacer un cambio radical en mis planes.

Al final, cuando abandoné Esfahan me dió mucha pena, no solo por la ciudad, sino por que en el hostal encontré más viajeros con los que compartir una charla que en ningún sitio durante este viaje.

1 comentarios:

Jorge dijo...

Hola Gus, espero que lo estes pasando bien, aunque veo que si :P
Una pena lo de China, la que estan montando por los JJOO

Siento no haber escrito hasta ahora, el tiempo se va volando y la cabeza la tengo en otro sitio...y en breve los examenes >_<

Bueno, procurare ver mas a menudo el blog y que sigas disfrutando del viaje

PD: A Tim si lo vuelves a ver en plena faena grita "Lance Armstrong" XDD (es broma)

Saludos
JAD