18 jun. 2008

Khiva

Otra de las ciudades de Uzbekistán que en su tiempo dominaron gran parte de la región y que se nutrían del comercio que pasaba por la ruta de la seda. Los soviéticos quisieron crear aquí una especie de museo gigantesco para el turismo así que los más de 25 monumentos que están dentro de las restauradas murallas están totalmente remozados. No es que no tenga encanto, que lo tiene, pero se les fue a mano. Los dos días que he pasado aquí me han resultado suficientes; es de esos días que te parece que necesitas descansar así que solo me dediqué a pasear por la ciudad vieja sin entrar prácticamente en ninguno de los monumentos. Lo bueno que tiene esta ciudad es que te puedes imaginar como fue en su momento de mayor esplendor. Como era de esperar, hay escasos viajeros independientes aquí. La mayoría de turismo se mueve en viajes organizados así que hay pocas posibilidades de conocer gente. Solo me he encontrado en mi habitación con Misha, un ruso que viene en un viaje de 7 meses desde el sudeste de Asia lo que me ha servido para aprender algunas cosas de lo que será probablemente la segunda parte de mi viaje

0 comentarios: