12 jun. 2008

Merv y Turkmenabat

Merv es una antigua ciudad, patrimonio de la humanidad a solo 35 km. de Mary. Ahí sucesivamente construyeron y destruyeron ciudades los persas, Alejandro Magno, Genghis Khan, y los turcos seliujks y siempre fue una de las principales ciudades de la ruta de la seda. Para ir por mi cuenta, me fui en un decrépito autobús hasta Bairam Alí. En el dichoso hotel no me dejaron dejar mi mochila así que tuve que buscarme la vida para conseguir que alguien en la estación de autobuses me dejara aparcarla en un rinconcito. Te das cuenta que le tienen pánico a la policía porque me dijeron "no digas nada a nadie por favor".
En Merv no queda gran cosa. Al estar construidas las casas con adobe, sólo quedan algunos restos de las murallas, pero es un sitio con mucha historia. Aquí por ejemplo están los restos de el templo budista que se han encontrado más hacia el oeste.
Con el calor del desierto, las largas caminatas entre cada uno de los monumentos se me hicieron eternas. Al final, cuando todavía me quedaban algunos por ver, decidí acortar camino y dirigirme directamente al punto de partida. La distancia más corta entre dos puntos es la recta pero nadie dijo que fuera la más fácil. Tuve que pasar un canal entre rebaňos de camello. Los pastores me dijeron con gestos, quítate las sandalias, arremángate y pa'lante... Pasé, pero el agua me llegó hasta por encima de las rodillas. Lleno de barro seguí el camino atravesando un tarajal enorme que dejaba poco lugar para pasar. Al final llegué, pero no apareció el taxi con el que había quedado para volver así que, medio deshidratado, me puse a buscar un medio de transporte alternativo. Tuve suerte y me recogieron 3 chicos que me llevaron a ritmo de música tecno hasta Mary y así seguir hacia mi siguiente destino: Turkmenabat.
Aquí los taxis son coches privados que aprovechan para llevar a la gente. Las carreteras son asfaltadas pero están muchísimo peor que en Irán así que los viajes se hacen bastante pesados. Atravesamos el desierto del Karakum que en esta zona me resultó curioso ya que, aunque está formado por dunas de arena pero con bastante vegetación.
Lo más interesante de Turkmenabat es que es una ciudad con mezcla entre Turkmen, Uzbek y Rusos. Otra vez mi destino principal fue el Bazar. Igual que en Mary la gente es muy simpática, especialmente las mujeres; hasta conocí a la campeona de kick-boxing de Turkmenabat que me invito en su puesto a una bebida hecha con trigo que se llama Quos ...
Algo que me ha hecho gracia es como hacen los refrescos. Tienen unas botellas con algunos concentrados de distintos sabores que mezclan en un vaso de agua con gas.
Aquí las reglas se relajan bastante con respecto a Irán: por fin he podido sacar mis pantalones cortos de la mochila, cosa que con este calor he agradecido profundamente.
En cuanto a la comida, aparte de algunos caldos con papas y carne que me han sabido a gloria, hacen unas comidas con una especie de pasta fina rellena de carne de cordero, grasa y cebolla . Viendo en la cocina del hotel como la preparan, calculo que a proporción entre grasa y carne es de al menos 3 a 1. Luego la riegan con una crema de yogurt que se llama smetana.
Maňana, si no hay percances, sigo mi camino hacia Uzbekistán pero mi breve paso por Turkmenistán me ha dejado un buen sabor de boca.

1 comentarios:

Estíbaliz dijo...

EEEEEEEEEEHHH!!!¿A qué sabe ese "Quos"?jejeje,¡qué gracia lo de los refrescos!...así empezó la coca-cola y mira.
Como fiel devota del Santo Merca,Mercado,Mercadillo,comprenderás que no pueda más que agradecerte esas maravillosas estampas de los zocos y bazares...imagino cómo será caminar entre ellos y lo curioso es ver cómo se aprecia la diferencia de éstos últimos con los anteriores...todos diferentes pero con el mismo encanto...cómo los mercadillos de algunas ciudades europeas o incluso el mercadillo de mi pueblo(que ya tenemos!!!jeje)...me encantan.
Gracias Gus por tus comentarios...¡Cuántas cosas estamos aprendiendo!Sigue asín,jejejeje.
Cuídate mucho y besitos.

ESTÍBALIZ