2 jul. 2008

Osh

La ciudad de Osh es la típica ciudad fronteriza donde se entremezclan los kyrgyz, uzbekos y en menor medida rusos y tayikos. La ciudad, como casi todas en el país es un compendio de arquitectura soviética, mazacotes de hormigón, jardines descuidados y amplias avenidas con alineaciones de árboles.
Hay dos lugares principales para recorrer en Osh: el trono de Solomón y el bazar.
El trono de Solomon es una montaña rocosa que domina la ciudad y es un centro de peregrinación musulmán ya que parece que el profeta oró en su cumbre. Hay varios caminos para subir y elegimos el más empinado que atraviesa un cementerio musulmán. Corre la leyenda que los deseos que solicites mientras subes la montaña se cumplirán. También cerca de la cima hay una roca en forma de tobogán en el que si una mujer se lanza por allí, se quedará embarazada.
Los bazares en Kyrgyzstan tienen la curiosidad de estar construidos con contenedores abiertos y superpuestos, añadiendo aún más color a los ya de por sí coloristas bazares de Asia Central.
Por la noche, después de ir a cenar con unas americanas y un inglés, nos volvimos a la guesthouse para ver el España- Italia. Allí nos colocaron la televisión y después de que Elisa y yo estuviéramos peleando por no quedarnos dormidos durante 2 horas (Paloma se rindió sobre la marcha), resulta que pusieron el interesante España- Italia… de voleibol. En otra ocasión será...

2 comentarios:

Lucas dijo...

Osh tiá.

Que pasa gusssssss! ya estoy de vuelta por estos lares cibernéticos. Ya me he liberado de las oposiciones y demás calvarios, así que ya me tendrás más a menudo por aquí.
Me voy a revisar todo lo escrito.

Ya no te queda ná para los 4 meses de travellerismo!! bien jugao!! un azucarillo!

Salud looco!

Anónimo dijo...

Jolines, ya he visto algo así en Bélgica los container utilizados como espacios expositivos o en algún lugar de Europa modificados y adapatdos en viviendas, pero ¡bazares!, creo que me gustaría verlo, je je , mola mucho este reciclaje a tope, lo que meás me ha gustado es el detalle del arco en la entrada para romper la horizontalidad y que invite a entrar, ¡qué curioso!, espero que hayas sacado fotos por dentro.
Un abrazote
patrispatris