1 ago. 2008

La carretera de Dushanbe a Khorog

Por fin llegó el momento de abandonar la capital de Tayikistán para irme directamente a Los Pamir. Me esperaba un largo recorrido de al menos 20 h. en Jeep hasta Khorog.
No sé porqué razón pero ir en este sentido cuesta al menos el doble que venir desde los Pamir. Intenté regatear un poco en la estación de autobuses pero nadie se bajaba del burro, así que al final me encontré con Joanna y Daniel, una pareja de suecos que iban para allá y decidí ir en el mismo todoterreno con ellos, lo que al menos iba a ser un poco más cómodo y entretenido para afrontar tan largo viaje.
Durante las primeras 2 horas, el paisaje me ha parecido similar al del valle de Fergana, bastante seco aunque con muchos cultivos y alineaciones de álamos plantados. Enseguida nos adentramos en las montañas. El valle estaba surcado por el río Kofarnigon, de color gris y en algunas zonas bastante bravo. Aún así, el primer tramo hasta Karategin es algo monótono.
Tras girar hacia el sudoeste la carretera dejó de tener asfalto y nos dirigimos hacia Sagirdast, un paso de montaña de 3.252 m. de altura. Después de pasar entre algunos estrechos cañones y cerca del collado el paisaje es más parecido a las praderas de Kyr
gyzstan. Aquí la gente vive en tiendas o en barracones y no en yurtas.
La bajada es espectacular, una carretera estrecha y serpenteante con un precipicio al lado derecho.
A la entrada de los Pamir te chequean el pasaporte, el registro, el permiso Gbao…
Allí el coche se estropeó y tuvimos que esperar durante una hora a que el conductor limpiara las bujías y pudiera poner otra vez el todoterreno en marcha.
El último tramo de 7 h. hasta Khorog transcurre bordeando el río Pianj que actúa de frontera entre Tajikistán y Afganistán. Al otro lado, a menos de 100m., se divisan las pequeñas villas del agitado país vecino. En algunas de las riberas queda todavía alguna señal que advierte de la presencia de minas.
Llegamos a Khorog a las 3:30 de la mañana y suerte que nos habilitaron en una guesthouse unos colchones en el pórtico con lo que pudimos descansar un poco.
Lo que me cuesta comprender aún es como el conductor condujo durante 20 horas seguidas sin desfallecer.

2 comentarios:

Jenny dijo...

En dos palabras (parafraseando a un famosos personaje...) IM-PRESIONANTE!
Besos, Jenny.

Anónimo dijo...

Hola Gustavo!
Bueno, sigo tus andanzas paso a paso, pero con los dos gemelos, a penas me da tiempo de entretenerme con nada mas....
EStan creciendo tremendos, ya tres meses y medio. Alan nos ha dado mas latilla, ha estado hasta ahora de medicos y fisioterapia por algunos problemillas de salud. Afortunadamente, nada grave. Ahora empezamos a disfrutar algo mas de vida social y para que vayan a costumbrandose ya lkes hemos dado su primer baño de mar y sacado a navegar en barco...con suerte nos iremos unos dias a Las Palmas a finales de mes y luego, en Octubre, a Amsterdam.
Muchos animos con tus visados y espero que sigas disfrutando y dandonos envidia con esos parajes de ensueño,
Isabel, Stwart, Alan y Derek.
Por cierto, a donde te puedo enviar un enlace para que veas fotos de los peques?