14 ago. 2008

La Pamir Highway de vuelta a Osh

Al y yo seguiremos camino juntos. También se nos ha unido un holandés de 40 años que ha estado de viaje en 93 países del mundo. Nos levantamos a las 6 y media de la mañana y a las 7:30 estábamos en el bazar. Aquello parecía un pueblo fantasma de un spaguetti western. Tiramos las mochilas y a esperar. Cosa de las 10 llegó la martshurka. Cuando nos dijo que para llenar el minibús eran 12 pasajeros y tras esperar otra hora y ver que no llegaba nadie ya tiramos la toalla. Así es Tajikistán: cogimos las mochilas y mañana será otro día.
Tampoco nos vino mal quedarnos relajados en Murgab.
Al día siguiente la martshurka nos vino a buscar a las 5 de la mañana.
Creo que este tramo de la P.H. es el más espectacular de todos: el paso más elevado es el Ak Baital con 4.622 m. También se ven vistas del Pico Lenin de 7.134 m. de altura.
A mitad de camino paramos en el pueblo de Karakol,
a las orillas del bonito lago del mismo nombre. En cierto modo es como el Issi Köl en Kyrgyzstan, rodeado de altas montañas nevadas pero sin prácticamente pueblos alrededor.
Después de unas horas llegamos a la frontera en el paso Kyzyl Art a 4.282 m. Allí inspeccionan todo en busca de drogas; para ello tienen un perro policía que es… un cocker que después de olisquear las mochilas se ponía a jugar con una pelota de tenis.
Después de casi 3 horas en las dos fronteras, entramos en Kyrgyzstan.Se nota bastante la diferencia de paisaje, praderas y yurtas por doquier, aunque sigue el sube y baja. Al final llegamos a Osh después de 14 horas de camino.

1 comentarios:

Noemi dijo...

Ánimo Gusy!

Si me pongo a leer tu blog, todo me parece tan interesante... que se me pasan las noticias...

Un besito grande...