29 sept. 2008

Pequeño Tibet

Mi siguiente parada en el camino fue dentro de la región de Sikkim, en el pequeño pueblo de Pelling. Cinco horas de jeep compartido para recorrer poco más de 50 km; ya podrán imaginar como son las carreteras por estos lugares.
Para mi sorpresa, cuando esperaba una subida, bajamos desde Darjeeling hasta el río, en el fondo del valle. La vegetación es totalmente selvática: palmeras, plataneras y árboles tropicales; de vez en cuando se ve interrumpida por terrazas de arroz, algún que otro deslizamiento y pequeñas villas de 10 ó 12 casas de techos de caña.
Desde que entré en la India, no he tenido mucha compañía, solo ocasionalmente alguien con el que compartir un café, un almuerzo, una cena o un paseo. Estar sólo no es algo que me importe demasiado, pero en el momento que llegué a Pelling, después de casi dos semanas así me empezaba a pesar en el ánimo. A mi rescate vinieron varias parejas que conocí allí, pero especialmente Beatriz y Vincent, una pareja hispano- gala con los que compartí agradables momentos.
Tuvimos la suerte que ese día estaba previsto un festival en el monasterio de Pemayangtse donde pudimos disfrutar a tope de la cultura tibetana. Aquí hay un altísimo porcentaje de tibetanos que huyeron de su tierra después de la "Revolución Cultural China". Los monjes bailan durante horas con coloridos trajes y máscaras al monótono ritmo de los tambores.
En esta Gompa también hay un interesantisimo Zandog Palri, una colorida y trabajadísima maqueta que representa los siete niveles desde el infierno hasta el cielo.
Una vez más, el macizo del Kanchenzondga se ocultó casi siempre tras una densa capa de nubes. Sin embargo es algo que ya no me obsesiona, creo que más bien es suerte ver un paisaje despejado en las altas montañas, especialmente si no vienes en la época adecuada (octubre-noviembre). De todas formas hay paisaje y cultura de sobra en los Himalaya para que esto no sea imprescindible.

4 comentarios:

Lucas dijo...

Que Bueno Sikkim, nosotros estuvimos a puntito y al final nada... es otro de los lugares que me quedé con unas ganas tremendas!!!

A ver si puedes entrar en Buthan, aunque está difícil no?, bueno, más que difícil es carísimo, sigue así eso?

Sikkim te recuerda a Nepal? Que lugares... y como se comía ay ay ay, que recuerdos!

Anónimo dijo...

Beso fuerte pa´ti... leo todos tus textos y veo casi todas tus fotos, aunque no te escriba, espero impaciente tus nuevas historias, cada una aun mas interesante que la anterior. Se te echa mucho de menos...
María P.

Anónimo dijo...

Hola Gus. Ayer me llevé una agradable sorpresa cuando apareciste por el chat. Ya tenía ganas de hablar un poco contigo. Espero que en otras ocasiones podamos coincidir. Cúidate mucho y ten cuidado con las comidas y con el agua para que no te pongas malo y puedas seguir disfrutando de esta experiencia única. Muchos besos.
La Gomera.

asun dijo...

Gus un besote muy grande.

asun rodríguez.