23 oct. 2008

Bangkok

Nada más llegar al aeropuerto de Bangkok me di cuenta que algo había cambiado. Es como si estuviera de nuevo en Europa, unas infraestructuras perfectas, el bus del aeropuerto con aire acondicionado, las autopistas, los modernos rascacielos, el despilfarro de energía por doquier.
Nos dirijimos directamente a Khaoshan, el supuesto "paraíso de los backpackers" para buscar una guesthouse.

Luces de neón, pizzerías, cervecerías, agencias de viajes... eso es Khaosan. Más o menos como si estuvieras en Los Cristianos o Playa de El Inglés pero en Asia y sin playa. Sin embargo, a pesar de lo que parece, no me importa. Cuando pensé en este viaje y a sabiendas de lo que es Thailandia lo coloqué estratégicamente sobre los 6-7 meses para darme un respiro. Como intuía, un poquito de facilidades y comodidades me iban a sentar bien al cuerpo y a la mente. No se imaginan lo que disfruté con comer una simple ensalada de lechuga y atún después de 7 meses sin probar esos ingredientes.
Bangkok es una ciudad repleta de lujosas torres de 30 ó 40 pisos. T
ambién hay casas de gente más pobre que nada tienen que ver con ese poderío económico y que por ejemplo se agolpan alrededor del canal que atraviesa Bangkok.
Los casi 5 días que pasamos en la ciudad los pasamos paseando por la ciudad: a veces yendo a los mercados, especialmente el gigantesco "sunday market" de Chatuchak , a veces recorriendo los alrededores del río, buscando sitios donde pegarnos algún homenaje gastronómico... Ha sido una ciudad bastante agradable para mí.
Mención aparte merecen los templos de Wat Phra Kaew y el Templo del Amanecer, auténticas joyas arquitectónicas aunque en algún modo excesivamente repintadas. El venerado Bhuda de esmeralda está aquí y la famosa pagoda dorada es muy espectacular. También vale la pena darse un salto a Wat Po para ver el Bhuda tumbado de 46 m. de largo.

El día que abandonábamos Bangkok y durante el desayuno cogí el periódico y me enteré de los graves sucesos que habían ocurrido en una manifestación en la capital el día anterior con muchísimos heridos e incluso muertos. Por supuesto nosotros no nos habíamos enterado de nada. Ese día sin embargo, caminando por la calle, podías ver los antidisturbios desplegados por algunas de las calles y como miraban con cara indiferente mientras caminabas por delante de ellos.

1 comentarios:

Lucas dijo...

Bangkok tiene su cosa si se intenta evitar un poco Khaosan Rd y alrededores, tiene zonas muy curiosas. El barrio chino mola eh?
Veo que ya estás en Malasia, y que hay de Laos/Camboya/Vietnam? No dejes de ir a Laos!

Ya hablaremos!! un abrazo y a disfrutar de esa zona del mundo que es zona de paraísos terrenales donde reposar a gus tísimo