16 oct. 2008

En una pequeña villa de Bangladesh (1° parte)

La casa de Panna está en la villa de Morelganj, una pequeña ciudad a una hora de Khulna, la segunda ciudad de Bangladesh. Tiene dos habitaciones (en total calculo que no más de 10 m2) que a la vez sirven de dormitorio, comedor y salón. La cocina está fuera, en un habitáculo que parece un corral y donde tienen los calderos casi siempre al fuego. Nos recibieron la mujer (Minara) y sus dos hijos (Rizvi y Sourob) que por supuesto estaban muy contentos de tener a su padre de vuelta en casa. Panna había venido cargado de regalitos para los 3 (estos días son como navidad en España). Durante los 3 días que estuvimos allí no pararon de ofrecernos atenciones, hasta alojamiento en una cómoda casa anexa. Mientras estábamos comiendo iban apareciendo cada uno de los vecinos, sobre todo las mujeres y los niños a cruzar alguna palabra con nosotros o simplemente a quedarse a mirar.

Ese día estábamos tan derrotados y simplemente nos quedamos conversando con ellos y disfrutando de la comida que preparaba Minara.
Al día siguiente nos fuimos los 6 a dar una vuelta por el pequeño pueblecito de Gulissa Kali, en las inmediaciones del cercano manglar de Sundarban, del cual dicen que es el mayor del mundo.
En todo Bangladesh hay poquísimos viajeros. Ya en un sitio como Morelganj prácticamente no ha pasado nadie y en cualquier paseo que des, a los 5 minutos tienes una corte de 15 ó 20 curiosos que simplemente caminan detrás o al lado tuya mirándote con cara de curiosidad. Si nos sentábamos a tomar una taza de té, enseguida se empezaba a formar un corro de gente que te observaban como si estuvieran viendo al protagonista de "la mosca" una vez concluida la transformación.
El paseo por el pueblo estuvo genial; la mayoría de la población vive de la pesca y de la recogida de gambas. Algunas de las personas tienen un nivel económico un poco más alto ya que las gambas las venden a 5 ó 7 euros el kilo y nos sacaban fotos con sus móviles con cámara. La mayoría sin embargo viven con menos de lo justo: los niños que nos acompañaban a todos lados iban casi sin ropa y las casas de chapa en su interior están vacías.
Al otro lado del río vive una de las mayores poblaciones del tigre de Bengala. Hablamos un ratito con la gente que vivía en unas casitas que nos encontramos por allí. Panna me tradujo la historia de como el año pasado un tigre había devorado a sus 4 vacas; en la cercana casa forestal, el guarda relató como hace un lustro, un tigre enloquecido había acabado con la vida de 7 personas en un sólo día.
A la vuelta, una señora con un chador negro se me acercó a ofrecerme su paraguas y protegerme del sol. Aquí, aunque son musulmanes, son bastante más relajados que en Oriente Medio en los cúales esto es prácticamente impensable. Yo, caballerosamente la acompañé todo el camino con el paraguas en su cabeza.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Gus: Aqui me tienes de nuevo leyendo tus aventuras por capítulos.
Siempre me gusta ponerte unas letritas para que sepas de nosotros.
Por esa parte puedes estar tranquilo pues todos estamos bien. Espero que tu tengas salud para que sigas tu viaje sin problemas. Cada vivencia que nos cuentas es igual de interesante y de paso nos sirve para ir aprendiendo cosas de los países que vas visitando.Hoy he estado en clase de pintura. Le di tu blog a una compañera y me dice que te sigue, así que cada ves se esta uniendo mas gente.
Muchos besos.
La Gomera.

Anónimo dijo...

Te lo voy a repetir, pues tampoco me ha salido después de ponerlo. Espero que se te hayan pasado las molestias, pues ya estoy enterado de lo bien que te tratan por ahí, pues independiente de la chucha es muy importante lo sicólogico y además estás haciendo lo que siempre soñast. nosotro también compartimos tu viaje con mucho interés, pues no deja de ser adwuirir más y mejores conocimiento de lo que pasa en otras partes del mundo, que ya estamos hartos de EE. UU. y su crsis ecónimicas y políticas que es las únicas noticias que parecen interesarle a los periodistas y a los teleinformadores, cuanto queda que aprender en este mundo que no sean las Toses de Rajoy, Bush y otros personajes que desde luego lo tiene dificil para pasar a la historia como admirables y aportadores o creadores de un mundo mejor. Besos y un fuerte abrazo a.p.a.p.