18 nov. 2008

En la isla de Borneo

Nos fuimos de vuelta desde Singapur hasta Johor Bahru, lugar desde donde teníamos que coger nuestro avión hasta la ciudad de Kuching provincia de Sarawak y noroeste de la gigantesca isla de Borneo, compartida entre Indonesia y Malasia. La isla de Borneo es una de los lugares en los que es mas evidentes y mas sencillo darse cuenta de como la inacción de un gobierno puede acabar con un medio ambiente que en su tiempo fue realmente privilegiado. Así la parte de Malasia conserva bastante bien sus valores naturales como la masa boscosa y la fauna, mientras que la parte de Indonesia esta simplemente arrasada.
Volvimos a llegar nuevamente de noche a la ciudad. El taxista nos llevo hasta el B&B INN, cerca del centro de Kuching que es un alojamiento ciertamente agradable, con muchos lugares comunes para compartir ratos con el resto de la gente.
Cuando se pronuncia Borneo, enseguida viene a la mente un lugar exótico; Kuching no tiene nada que ver con esa imagen; es una ciudad bastante moderna, con un paseo marítimo que invita a caminar, con jardines y muchos sitios interesantes, tanto dentro de la ciudad como en los alrededores.
Aquí hay una embajada de Indonesia así que como con los cambios de planes había decidido pasar mas tiempo en ese país, no me era suficiente con los 30 días que te dan cuando aplicas la visa en el aeropuerto. Aunque a veces piden billetes de salida para solicitar la visa al final pudimos solucionarlo con una carta y enseñando la tarjeta de crédito (que no se para que la verdad). De todas maneras fueron muy muy amables y colaboradores.
Aparte de las cosas que se pueden hacer en Kuching, en los alrededores hay sitios muy interesantes a los que ir. Al primero que fuimos fue a la reserva de orangutanes de Semengohh donde queda una población de 24 orangutanes en estado de relativa libertad. Normalmente ellos se acercan por la mañana y a mediodía a las zonas donde los guardas del parque los alimentan de manera artificial. Finalmente pudimos ver nada menos que 10 de los 24, comiendo de manera perezosa y balanceándose de vez en cuando sobre una mano y cabeza abajo como si fueran los mejores equilibristas del planeta. De todas maneras, cuando estas allí, no puedes evitar un poco de pena al pensar como animales que fueron los auténticos dueños del bosque se han visto abocados hasta casi la extinción por los desmanes del hombre. También, por otro lado, al ver jugueteando a los pequeños orangutanes te parece que aun y a pesar de todo, tienen cierto futuro.

2 comentarios:

Lucas dijo...

Vaya panzada de islas te estás dando!! tenías morriña o que?

Borneo no era donde los cortadores de cabeza? (glubs, que nadie se vaya a preocupar que el tema fue hace ya tiempo)

Ánimo!! a seguir disfrutando!

Anónimo dijo...

Hola Gus;Ya hace unos días que no te pongo unas letritas así que hoy me asomé a tu blog con el mono de ver si tenías cosas nuevas y dicho sea de paso si que me encontré en una de tus fotos con un orangután.
Ya veo que sigues pasándotelo pipa con todo lo que estás viendo. Cuando vuelvas tendrás que ordenar tus pensamientos para que nos vayas contando tanta información que estás acumulando. Este blog te ayudará mucho, aunque la experiencia vivida solo tu lo la podrás disfrutar.
Por aquí todo va bien. Ya estamos esperando pronto a Dailos por aquí.
Hoy voy a subir Artenara, estamos en negociaciones con Pepe Rodriguez, para ver si se puede poner la casa para turismo rural.
La familia toda esta bien, todos te mandan muchos besos y están deseando que pase el tiempo para que vuelvas.
Bueno Gus cúidate mucho. Diviértete pero siempre vigilando tu seguridad para que vuelvas sano y salvo.
Muchos besos.
La Gomera