25 dic. 2008

En el este de Lombok

Los bemos en Lombok, al contrario de Bali van increíblemente abarrotados, yo llegué a contar hasta 25 personas en el interior y cinco personas más en el techo (sin contar las gallinas). De todas maneras es muy divertido por que la gente se pone a “hablar” contigo en indonesio y a intercambiar frutas. El señor que se sentaba al lado mío me cantaba cada vez que pasabamos por un pueblo.
Llegué hasta Labuhan Padan, una de las villas totalmente al margen del turismo del nordeste de Lombok. Sólo hay un alojamiento en el pueblo para el turismo local. Una vez más estuve yo solo, acompañado por la gente del hotel.
La gente es tremendamente pobre, pero muy hospitalaria y simpática; todo el mundo cuando
te ven pasar te saludan, hello mister! y te invitan a su casa para tomar el (terrible) café de Lombok. Una vez más fui invitado a comer en una casita en los laterales de la carretera. La gente vive con lo mínimo; por ejemplo unos profesores con los que estuve hablando en el hotel, me dijeron que su sueldo era de 2 millones al mes (130 euros) y eso es que más bien parecían parte de la sociedad media de Indonesia.
En frente de Labuhan Pandan hay dos pequeñas islitas que desde la costa parecen muy bonitas, totalmente rodeadas de playas de arena blanca; me fui a buscar un bote para alquilar y acercarme a Gili Lampu, una de ellas. Conseguí al final un buen arreglo con la gente del hotel y me acerqué temprano por la mañana hasta la isla. El islote esta
ba completamente solitario, nada más que un barco de pescadores que se acercó a mitad de la mañana. Estuve hasta las dos de la tarde allí, haciendo snorkelling, paseando por la playa, echándome una siesta en los bancos. El agua no es muy nítida, hay mucha corriente y poca visibilidad pero si desciendes unos metros bajo el agua la cosa cambia, hay muchos peces de colores, corales (no siempre en buen estado) y alguna que otra estrella de mar de un intensísimo color azul.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hoy no podía dejar pasar el día sin hecharte de menos por primera vez, pues ni aun estudiando en Madrid dejabas de acudir a la reunión familiar donde nólo faltas tú. Bueno estaba Gregorio y familia, Salvador y Dailos. En lo que me hizo recordar, cosa fre-
cuente a la abuela con su rezo de rigor.Todos estamos bién, esta noche se ha repartidos el amigo invisible.A Pili com usos y costumbres le faltó comida (para toda la semana)y postres igual.Gregorio tenía que haber llegado a la 1:30 y llegó a salir de las maletas, casi a las cuatro con la consiguiente charla en casa nos acostamos tempranito como dicen los que se levantan a esa
hora. Tu narración de hoy me hace recordar a mis incursiones submarinas en el Confital.La diversidad de tus actividades son envidiables desde viajar en un vehícylo con gente y gallinas en el techo, hasta el relato de la millonada que cobra un profesor y por deducción lógica loque le dan por jornada aun trabajador normal.
Muchas Felicidades para el próximo año, salud, paz y que se cumplan todos tus deseos. Para los que resta de este que sigas como hasta ahora, haciendo lo que tu creas mas conveniente sin necesidad de
ninguna batuta. Besos y abrazos de todos con el cariño de siempre. a.p.a.p.

Bety dijo...

Aunque te llegue un poco tarde, ¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo!
Bety y Benjamín

Lucas dijo...

Vaya Navidades que te estás pegando!! ya nos gustaría a muchos brindar con ese horrible café de Lombok con unos simpáticos lugareños...

Feliz Navidazzzzz y que entres bien el año!!

Anónimo dijo...

En estos días, cómo no acordarnos de que estás pasando las Navidades lejos de casa...espero que cada detalle de estas fechas sean inolvidables. FELIZ AÑO NUEVO!!! Ya nos contarás dónde lo empiezas. Un beso fuerte, Tere.

Anónimo dijo...

Hace mucho que no te escribo, no sé por qué... Llevó tiempo lesionado de una pata , casi desde lo de Pakistán, no consigo quitarmelo de encima, pero bueno... Muy a menudo leo tus vivencias, aunque hace un tiempo que llevó un retraso. Me sigues dando mucha envidia, seguro eres la persona que más envidio. Te DESEO una FELICES FIESTAS allá dónde estes y por siempre. Un FUERTE ABRAZO. (Carlos Melilla)