19 dic. 2008

Relax en las villas de Bali

Un balinés me llevó en su motocicleta hasta Kintamani. Aquel hombre, para atajar, se metió por unos caminos de cabras entre los cultivos de maíz que había que verlos. Cerca del pueblo hay unas vistas magníficas del paisaje: el Gunung Batur cuya última erupción fue hace menos de 10 años, el lago, los bosques y las villas de los alrededores. Me quedé en Kedisan, cerca del lago, nuevamente en un lugar en el que estaba yo solo como único inquilino. Al día siguiente llegué a Pangdabai, el pueblo desde donde salen los ferrys para Lombok. Aquí hay algunas calitas de aguas turquesa a los lados del pueblo que son geniales para darse un bañito y tomar el sol y tambien algunos restaurantes con pescado fresco. Por la noche los pescadores cogen su bote para vender al dia siguiente en el mercado del pueblo.
Al día siguiente cogí el ferry que une la isla de Bali con la de Lombok. Los ferrys aquí son bastante frecuentes pero hay que verlos, suelen estar bastante descuidados y en general van bastante abarrotados de gente. El trayecto dura cinco horas y en el mismo conocí a Dieter y a Florian, dos estudiantes alemanes que están realizando sus practicas y viviendo en Java. De vez en cuando y durante el trayecto se ven los delfines desde la cubierta saltando alrededor del barco.
Al llegar a Lembar, el puerto de entrada a Lombok, el barco se detuvo, echó el ancla y estuvo esperando más de una hora hasta que finalmente atracó. Llegamos después de varias conexiones a Sengiggi, donde me quedé tranquilo durante un par de días.
El lugar tiene un cierto aire decadente; parece ser que antes de los atentados de Bali era la joya de la corona del turismo en Lombok, aunque posteriormente ha disminuido bastante y aun no ha terminado de recuperarse. En la playa prácticamente solo hay indonesios; de vez en cuando se te acerca algún vendedor que se lamenta amargamente recordando aquellos tiempos en los que el turismo foráneo venia con mayor frecuencia y se quejan que ahora la playa es de mucha peor calidad porque los locales lo único que hacen es tirar basura a la playa.
Lombok es de nuevo territorio netamente musulmán y además bastante estricto y tradicional. Las llamadas a la oración son eternas, casi como no había oído en ningún otro de los países musulmanes que he visitado. El segundo día que estuve aquí era el Al fatuh que es día festivo para ellos y durante el cual los ricos comparten su comida con los pobres. Lo que hacen es regalar a las mezquitas ingentes cantidades de carne, cabras y búfalos sobre todo. Luego se reparten mediante cupones entre la gente con menor poder adquisitivo.
Casi todo los viajeros que vienen a Lombok van de camino a las islas de Gili, un auténtico reducto para turistas, pero después de charlar un rato con el dueño de la guesthouse, tremendamente amable por cierto, tomaré otra ruta diferente, más hacia el interior y el este de la isla. Así pues me despedí de Florian y Dieter que iban precisamente allí y esperé hasta el día siguiente para retomar mi ruta.
Llevo unos días muy relajados me doy algunos paseos por los pueblos aprovechando para leer o escribir u oir música por las tardes... y muy contento tambien

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Gus:Como hace unos cuantos días que no te escribo,voy a ponerte unas letras, para que sepas que no me olvido de ti.
Ya veo que sigues tus andanzas, como tenías previsto. Ya se ve que estás tomándotelo con un poco más de tranquilidad, porque tus relatos son bastante grandes, lo cual me encanta, por todo lo que nos cuentas y así también nos sirve de distracción a nosotros.
Ya veo que estás contento y eso me tranquiliza bastante.
Por aquí todo va bien. Para tu tranquilidad te diré que lo de Abián se está solucionando.
Me voy a preparar porque Pili me viene a buscar dentro de un ratito para ver unos partidos de tenis de los niños.
Ya Patri me contó que tiene el billete para ir a verte de lo cual me alegro mucho.
Gus hasta otro día. Muchos besos y sabes que siempre te tengo el pensamiento.
La Gomera.

Jenny dijo...

Me alegra mucho saber que estás contento. Transmites tanto con tus relatos que, para los que estamos aqui, nos haces sentir, como si estuvieramos haciendo a la vez este viaje..
Aprovecho también, para desearte muchísimas felicidades por estas próximas fiestas y que tengas un nuevo año, tan feliz o más que el presente!

JAVI y AMAIA dijo...

Hola Gustavo !!

Año tras año, el final del mes de Diciembre suele ser propicio para que después de mucho tiempo sin vernos coincidamos en GC y podamos ponernos al día tras meses sin habernos visto.

Este año es diferente, pero he de decirte que estoy incluso más contento que en años anteriores porque te tenemos en casa casi a diario.
Si no es por una crónica tuya, es por un comentario que nos hace alguno de nuestros amigos a los que hemos hecho habituales seguidores de tus crónicas.

En cuestion de horas Amaia y yo saldremos rumbo al Tirol austriaco a pasar unas navidades diferentes a las que estamos acostumbrados.

No queriamos irnos sin intentar que en estas fechas te sientas un poco más acompañado aunque sea con unas pequeñas palabras.
Te aseguro que nos acordaremos de ti y deseamos que aún en tu soledad navideña te sientas rodeado de todos los que te queremos.Estamos muy orgullosos de ser parte de tu vida.

FELIZ NAVIDAD HERMANO

Javi y Amaia