24 abr. 2008

Como me siento

En una de las ultimas entradas, encontré un comentario de María, uno de esos que te empujan a hacer una reflexión diferente. Preguntaba ¿cómo te sientes por dentro?... Todavía es pronto para decir, sólo hace unos días que traspasé la frontera de un mes viajando y es ahora cuando la mente empieza a asimilar que estoy ante algo diferente. Elegí para el primer mes y medio países como Egipto, Jordania o Siria en los cuales es bastante sencillo viajar, y así tener un cómodo periodo de adaptación.

Por ahora me siento BIEN, tremendamente BIEN.

Físicamente, día a día estoy más fuerte, he perdido unos kilos y mis piernas, que empiezan a acumular muchas horas caminando, cada día responden mejor. A veces, también me siento cansado y lo único que me apetece es encontrar un sitio donde largar la mochila y tirarme en la cama del hotel a descansar. Además hasta la fecha "sólo" he estado un día con problemas estomacales así que en ese aspecto bastante tranquilo.

El torrente de sensaciones externas es innumerable: el olor de los zocos, contemplar algo que alguien construyó hace más de 2000 años, el sonido de la llamada a la oración, el sabor de una nueva comida… todos esos pequeños detalles los disfrutas momento a momento. La gente que voy encontrando por el camino, cada uno con su pequeña o gran historia, personas que notas que a pesar de haberlas conocido durante poco tiempo, a veces una semana, a veces días o a veces simplemente unas horas, se preocupan sinceramente por ti, y que cuando al final los caminos se bifurcan y sabes que con toda probabilidad no los volverás a ver, e incluso perderás un mínimo contacto, te producen un momento de tristeza. También, por supuesto, muchos momentos de soledad que llenas escribiendo, leyendo, escuchando música o viendo una película, planificando el día, la semana o el mes siguiente, paseando por la calle o simplemente mirando al techo y pensando en las personas que te importan y a las que por supuesto echas de menos…

En cuanto al blog, aparte de un medio de comunicación con ustedes, es como mi pequeño diario de viaje, a veces cuando pasa el tiempo, detalles que a los ojos de otros pueden resultar nimios, recordarlos me produce una sonrisa. También intento poner siempre algún detalle histórico o geográfico que me resulta curioso; durante el viaje lo recuerdas pero al tiempo lo olvidas.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Aunque lo sospechaba, me alegro de ver que el viaje está resultando un bálsamo mental para tí.
espero sinceramente que el bote de bálsamo te dure toda la vida, aunque supongo que esto será independiente de mis deseos...

El blog, además de un relato interesante, es una pista de lo que todos debemos hacer alguna vez en la vida.

me doy cuenta de que aunque estés algo más lejos que de costumbre, estoy más cerca de tí que nunca.

Sigue disfrutando del viaje, porque todos lo estamos haciendo contigo.

un besote hermano.

Grego.

Mária dijo...

Ah! Gracias Gustavo por contestar a mi pregunta. Supongo que como los kilómetros a tus piernas, se seguirán sumando las experiencias (y por qué no, la sabiduría) a tu mente. Un beso.

Luis Miguel dijo...

Esto se está conviertiendo en un bicio, todos los días a primera hora miro si hay algo nuevo. Me alegro de que te encuentres BIEN. un saludo

danilo dijo...

personaje,eres un crack,sigue asi,me alegro q estes bien,todos los dias estamos pendientes de ti,empujandote un pokito en tu sueño.y seguiremos haciendolo,eso no lo dudes.Un abrazo coleguita.

Anónimo dijo...

Como dice Luís Miguel, todos los días entramos para saber de tí. Muchos nos sentimos como si estuviésemos contigo de viaje.
Quien me diría a mi que fuera a estar alguna vez en Jordania, El Líbano, Siria y ahora en Turquía.
Te echamos de menos(alguna que otra vez,claro)
Un beso de Iván y Cristina

Soraya dijo...

Que bueno que te sientas así, me alegro por tí.Besos